Mingun Paya

¡Son como fideos chinos! Decían, y luego se reían mientras se tapaban la boca dejando entrever aquellos dientes blancos y bien colocados. Lo tocaban, como niños tímidos cogiendo la última galleta. Tocaban el cabello y se volvían a reír, se miraban y cuchicheaban cosas al oído, como si ella fuera a enterarse de alguna palabra de lo que dijeran. Era extraño, nunca se había visto en una situación semejante, se llamaban unas a otras y la rodeaban, la miraban fijamente con su pelo liso y brillante de color negro ébano y las mejillas con los dibujos de las delicadas hojas de thanaka. Read More

Anuncios